Durante esta primera semana de cuarentena voluntaria en casa, he visto mucho en redes sociales, personas quejándose de lo aburridas que se encuentran y yo… Apenas respiro.

Para muchos es genial el homeoffice, para mi ha sido todo un acto de malabarismo

Comenzamos mal…

Pocos días después del inicio de las cuarentenas voluntarias comencé con fiebre y mucha dificultad para respirar. Comenzamos a enterarnos que cercanos comenzaron a dar positivo a COVID-19, lo cual hizo caótica la situación.

Por suerte atinaron en la Isapre y pusieron doctor por video llamada, pude comentar que soy Asmática severa, hace varios años y que suelo usar corticoides en mis crisis. Por lo que me pidieron comenzar a controlar 2 veces por día la temperatura de los 3 en la casa y nos indicaron cuarentena ya no tan voluntaria por sospecha. Menos mal que la fiebre a los dos días bajo con los medicamentos y por ahora solo me ahogo en ciertos momentos del día donde me agito mucho.

Trabajando como si estuviera en la oficina

Mi ritmo de trabajo lamentablemente, no bajó… Se incrementó, dado que ahora debo llevar aún más control de lo que ocurre con los colaboradores que se encuentran realizando HomeOffice.

Comienzo mi día viendo las tareas a realizar por el equipo de trabajo, tratando que todo el mundo se mantenga alineado, tal como si estuviéramos en la oficina. Intento no salirme yo del programa

Con Mi novio dividimos los lugares de trabajo, el tiene el living un escritorio y yo lo tengo una pieza de invitados, así cada uno tiene su espacio… el problema… “mamá, mamá, mamá … (todo el día)”

Jardín Infantil

Para mis conocidos no es desconocido que estoy en un momento en el cual quería sacar a mi hijo del Jardín Infantil donde se encuentra, dado que no va con nuestros valores y principios como familia, además de que Francisco ya no es feliz con sus tías desde varios desafortunados acontecimientos que han ocurrido.

Por ello ya había pensado en que se quedara conmigo en HomeOffice por un tiempo, mientras terminamos de hacer sus exámenes para la operación y esperamos la evaluación de la fonoaudióloga, sin embargo, todo se ha visto postergado, dado que no me agrada la idea de llevarlo a realizarse exámenes en estos momentos a una clínica, para evitar contagios. Con el tema de lenguaje de mi hijo hemos sido demasiado desafortunados.

Así que intentamos coordinar con Carlos actividades para ayudarlo en su lenguaje (en estos días ha avanzado bastante más que en 1 año en el jardín), gracias a que está más maduro, pero falta tiempo para prestar más atención. Ambos debemos responder frente al trabajo.

Universidad

Bueno, aquí no hay mucho que decir. Tenemos clases On-Line, en un sistema que ya habíamos probado el semestre pasado con el estallido social.

Pero… me inscribí en portafolio de título y… aquello no para. No importa si no tengo tiempo, debo cumplir con los plazos. No estoy sola, somos un equipo de 3.

¿Sobreviviremos a esta locura de cuarentena?

Cuando tu casa termina siendo todo, me alegra tener un departamento con un balcón muy grande, dado que no nos sentimos tan encerrados, no puedo imaginar lo mal que se deben sentir aquellas familias más numerosas en espacios pequeños.

Esperamos no llegar a situaciones como las que se encuentra viviendo Italia.

Written by

Bell

Bloger unicornia, amante de los animales y la moda. Educadora de párvulos y estudiante de Ing en Informática, programadora autodidacta y ¡maniática del orden!
"Superficial para algunos, ocultadora de un cerebro grande y extraño para otros"