cuarentena

Mi experiencia en este mes de cuarentena

Ansiedad y comida, es el meme más comentado en estos días. Todos nos reímos hasta que nos toca subirnos a la pesa.

Es que es imposible que nos hubiésemos enfrentado a la situación de comer por: aburrimiento, porque pasabas por la comida, porque te rugió el estómago … pero te paraste a pensar si realmente es hambre o ansiedad lo que sientes? Bueno yo si, pero solo después de subirme a la pesa.

Semana 1 de cuarentena:

Para mi fue la segunda quincena de marzo (1 semana antes de la cuarentena obligatoria de mi comuna, por si no sabías, soy de Ñuñoa) y creo que comenzó similar a la de todos… full chocolates, galletas y papas fritas. Con mucho optimismo, la cosa no se veía tan grave.

Ya no suelo pesarme seguido, dado que había llegado a un punto de equilibro entre el peso y los alimentos que como. Pero esa semana me pesé, dado que sentía que la ropa me quedaba distinta: pesaba 65 kilos.

Casi al terminar la semana, nos enteramos que entrábamos a cuarentena obligatoria y toque de queda.

Semana 2 de la cuarentena:

Aquí comenzaron a derrumbarse un poco las cosas, caerse negocios, comenzar a estar más desordenado todo y mi pequeño comenzó a sentir la falta de salida y el no ir al jardín. Comenzaron las pataletas de todos.

La comida comenzó a ser el refugio de los 3 en esta casa, para mí, mis días se dividían en: cama, pieza oficina, cocina, pieza oficina, cama… con un pequeño llorando y en pataleta todo el día … obvio, muchas veces mamá o papá debían colocarlo en segundo lugar.

Al final de esta semana decidí que solo teletrabajaria medio día (no siempre puedo cumplirlo lamentablemente) , dado que es verdad. Las mujeres hemos sacado la peor parte al ser madres, emprendedoras y estudiantes. Todo se vuelve cuesta arriba. Aqui ya bordeaba los 68 kilos

Esta pandemia ha sacado lo mejor y lo peor de todos

Semana 3 de cuarentena

Aqui las cosas comenzaron a funcionar mejor, comenzamos a comer mejor también, pero mi hijo comenzó a inflarse, luego de ser un niño extremadamente activo, pasó a estar en el departamento todo el tiempo. Debíamos hacer algo: 2 bariatricos + un niño pequeño = más comida saludable, deje de amasar en casa y hacer queques a diario (lo peor es que se comían en el día) .

En cuanto a cómo me siento, es relativo: estoy sufriendo de más dumping que antes. Muchas veces me siento sin poder terminar mi almuerzo o cena (lo que terminó en temibles colaciones fuera de hora)

Semana 4 de cuarentena

Aquí la alimentación está mucho mejor y comencé a perder el peso ganado anteriormente realizando algunos cambios:

  • Si siento hambre fuera de las 4 comidas, optó por manzana
  • Manzanilla para la ansiedad
  • Dejar los cafés con leche y comenzar a variar con té verde, té normal y café solo
  • Intentar dormir más (aunque con un hijo pequeño es pedir demasiado jajajaj)

Y mi comuna seguía en cuarentena …

así estamos en Ñuñoa

Semana 5 de cuarentena:

Estrés nivel Dios, ya a estas alturas el optimismo del inicio a dado paso al: cuándo terminará esto? estamos en cuarentena total hace rato, pero miro la TV y hay personas haciendo vida semi normal… eso quiere decir que solo nos alargarán más el encierro :/! … Por la cosecha de weones que nunca se acaba.

Esta semana le hemos explicado a nuestro pequeño por qué no puede salir o por qué debemos jugar al jardín dentro del departamento. Si nosotros estamos cansados de estar encerrados, no me puedo imaginar como se siente mi pequeño quien ama correr.

Sin embargo la paciencia con él sigue siendo tan grande como el amor por él 💕, ha hecho cosas que jamás en tiempos de poder ir a la plaza o jardín a jugar hubiese hecho, se le nota cansado y eso como madre me parte el alma.

Por todo lo anterior la alimentación ha mejorado rotundamente en esta casa, turnamos platos vegetarianos, guisos caseros, legumbres y carnes magras. Tampoco satánicamente, comemos cosas extras de la dieta.

Pero ya estamos on track!, hemos bajado los kilos subidos y aunque yo sufro bastante de privación de sueño por estrés, al menos no sumamos a eso cuerpo pesado y mal alimentado.

También logré que mi hijo comiera todo tipo de verduras, incluso brócoli hecho hamburguesa!

Recapitulemos

Comenzamos a comer más sano!

Perdimos los kilos ganados 😉 !

Nos encontramos estresados, como todos y es bueno que admitamos que no estamos bien 👍

Intento estar más con el pequeño que en el teletrabajo o celular! el es prioridad !

Cuídense y cuiden a otros !

Written by

Bell

Bloger unicornia, amante de los animales y la moda. Educadora de párvulos y estudiante de Ing en Informática, programadora autodidacta y ¡maniática del orden!
"Superficial para algunos, ocultadora de un cerebro grande y extraño para otros"