billetes, bolígrafos, bolis

Hoy comienzo un nuevo semestre, el penúltimo de asignaturas. Sin embargo, mucho hemos socializado sobre que ocurrirá con pre escolar, primarios y secundarios.

Vemos en varias noticias como comienzan a hacer planes de retorno con mucho menos alumnos, se vé la necesidad de cuidado de los niños cuando sus padres trabajan, necesidad que es palpable y tan real que duele… Hay madres y padres que no pueden ir a trabajar porque no tendrán con quien dejar a sus hijos (de todas las edades), no todas las labores podrán ser remotas (yo tengo la suerte de estar en esa modalidad desde marzo y seguiré durante este año, por lo que mi hijo no irá al jardín este 2020)

Ahora me pregunto, ¿qué tan factible es que los niños pierdan el año? ¿La mayoría de los padres estará se acuerdo? ¿Por qué debemos hacer que nuestros profesores pasen a ser niñeros?

La respuesta a estas preguntas solo trae y traerá angustia, dado que existirán padres que como yo puedan quedarse con sus hijos en casa y que perder un año no les parezca molesto, existirán aquellos que no querrán perder el año y aquellos que no puedan dejar con nadie a sus hijos. Tenemos un sistema de protección a menos vulnerable y es lo primero de abordar en esta situación.


Written by

Bell

Bloger unicornia, amante de los animales y la moda. Educadora de párvulos y estudiante de Ing en Informática, programadora autodidacta y ¡maniática del orden!
"Superficial para algunos, ocultadora de un cerebro grande y extraño para otros"