[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row _builder_version=”3.0.47″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.2″]

La ciencia del delegar y renunciar

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.0.72″][et_pb_row _builder_version=”3.0.72″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.2″]¿Cómo no morir en el intento cuando intentas balancear tantas cosas que el normal de las personas colapsaría?

¿Cómo ser una persona multi-task y no morir en el intento?

Casa, familia, estudios, trabajo 1, trabajo 2, vida social, hobbies… Todo es una locura cuando la balanza se sale del perfecto control que has imaginado tener, comienza el estrés y en mi caso la desnutrición, anemia y cansancio.

Normalmente se suele pensar que por ser mujeres nos encontramos acostumbradas a ser multi-task, que podemos hacer mil cosas a la vez a diferencia de los hombres, pero para mi eso es meramente machismo, las mujeres somos socialmente presionadas a ser perfectas, a llevar un hogar, cuidar el poco espacio que se ha ganado en el mundo laboral y seguir sanas mentalmente cuando lo único que podemos desear es llegar a nuestra casa – cama y tendernos rendidas. Para todos estos dramas diarios yo encontré la solución que me ha acomodado… simplemente sé más ser humano y menos “perfectita”: delega, renuncia o sigue en lo mismo.
[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.0.103″]<center><script type="text/javascript"><!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_client = "ca-pub-2880032837651859";<!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_slot = "4112243248";<!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_width = 728;<!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_height = 90;<!– [et_pb_line_break_holder] –></script><!– [et_pb_line_break_holder] –><!– BellAnn 3 –><!– [et_pb_line_break_holder] –><script type="text/javascript"<!– [et_pb_line_break_holder] –>src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/show_ads.js"><!– [et_pb_line_break_holder] –></script></center><!– [et_pb_line_break_holder] –><br>[/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=”3.0.47″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”1_2″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.2″]

Al final de cuentas terminamos como Sísifo 
cargando la piedra acuestas una y otra vez, 
sin ver reales resultados a tanto esfuerzo que
 hemos puesto.

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_2″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_image src=”https://bellann.cl/wp-content/uploads/2018/04/sisifo.jpg” _builder_version=”3.2″ box_shadow_style=”preset1″][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=”3.2″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.2″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.2″]Lo primero en mi lista fue renunciar a la Educación de Párvulos en sala, dada una oportunidad que llegó a mi vida y de la cual estoy agradecida de estar rodeada de gente que me estima y anima, que ahora serán mis compañeros de trabajo :)!

A pesar de amar el trabajo en sala, no está fuera de conocimiento de los colegas, que es un trabajo ingrato y desgastante. Los chicos te aman tanto como tu a ellos, vives aventuras a diario que nadie más vivirá con ellos y llegas a ser más importante que sus padres en algunos casos; pero la ley de la vida es certera, ellos te olvidan, tu pasas y sigues. Los padres suelen ser muy agradecidos dado que saben todo lo que haces. El cansancio físico fue mi piedra de tope, con una operación de bypass gástrico acuestas y una incipiente anemia comencé a desgastarme más rápido de lo normal dentro del aula.

En casa ya no tenía tiempo para mi bebé, apenas lo disfrutaba y mi relación también se fue quebrajando con el paso de los días.

Sumado a lo anterior mi bebé no puede ir a la sala cuna hasta al menos los 2 años, por su gran nivel de alergias, así que buscar alguien que lo cuidara fue otra aventura digna para otra entrada.

Pero yo me di cuenta que debía:

Comenzar a delegar: aprendí frases como: “ayúdame con el niño”, haz tu ese trabajo dado que yo no lo llevaré a mi casa, ayúdame a terminar.

Comenzar a renunciar: no quiero hacer aquello dado que estoy cansada, debo aceptar la propuesta de trabajo que me dará más tiempo con los míos.

Seguir con los mismos bríos: en la educación de mi pequeño y mis estudios.

Sumando y restando, no ser perfecta… no tener el trabajo estable ideal… ha sido lo perfecto para mí y creo que eso es suficiente. Ser multi-task es una opción que puede ser llevada a cabo, pero dentro de ciertos parámetros mientras mantengas tu cordura.
[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.0.72″][et_pb_row _builder_version=”3.0.72″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_code _builder_version=”3.0.72″ saved_tabs=”all”]<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script><!– [et_pb_line_break_holder] –><ins class="adsbygoogle"<!– [et_pb_line_break_holder] –> style="display:block; text-align:center;"<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-layout="in-article"<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-format="fluid"<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-client="ca-pub-2880032837651859"<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-slot="3201727774"></ins><!– [et_pb_line_break_holder] –><script><!– [et_pb_line_break_holder] –> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});<!– [et_pb_line_break_holder] –></script>[/et_pb_code][et_pb_code _builder_version=”3.0.100″ saved_tabs=”all” global_module=”334″]<script type="text/javascript"><!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_client = "ca-pub-2880032837651859";<!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_slot = "4112243248";<!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_width = 728;<!– [et_pb_line_break_holder] –> google_ad_height = 90;<!– [et_pb_line_break_holder] –></script><!– [et_pb_line_break_holder] –><!– BellAnn 3 –><!– [et_pb_line_break_holder] –><script type="text/javascript"<!– [et_pb_line_break_holder] –>src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/show_ads.js"><!– [et_pb_line_break_holder] –></script>[/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Written by

Bell

Bloger unicornia, amante de los animales y la moda. Educadora de párvulos y estudiante de Ing en Informática, programadora autodidacta y ¡maniática del orden!
"Superficial para algunos, ocultadora de un cerebro grande y extraño para otros"