Personal

El fin de 10+ años de docencia, mas no, el fin en la educación.

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row admin_label=”row” _builder_version=”3.0.47″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”3.0.47″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

El día que decidí cambiar de rumbo y estudiar Educación de Párvulos, no fue un día fácil en mi vida. Sabía muy bien que no tendría mucho apoyo por muchos motivos y que debía demostrar que realmente me encontraba interesada. Y sí, hoy a más de 10 años de aquella determinación, dejo oficialmente las aulas.

Con los años me fui encantando, desencantando y reencantando con la vida en el aula, pase por momentos en los cuales no quise seguir adelante por cansancio. Jornadas de trabajo que partían a las 5.30am saliendo de mi casa con frío intenso para llegar al colegio a las 7.30am, fotos y recuerdos de amaneceres, noches interminables de consejos de profesores, corrección de guías, pruebas, planificaciones  y otras cosas.

Cosas que me quedaron de estos años:

De los niños siempre me llevaré el mejor recuerdo, aunque no siempre fue fácil, pero ellos fueron mi motor y mis ganas de continuar. De los apoderados, me quedo con los mejores, porque sé que mis queridos colegas concordarán que hay algunos a quienes queremos olvidar con todo el corazón. De las instituciones me llevo a los colegas,  muchos los tengo en mi Facebook y han creado conmigo grandes amistades a pesar de pasar poco tiempo juntos en el colegio de turno, de ustedes me llevo la humildad del docente y la alegría del trabajo.

 He terminado todos estos años de docencia AGOTADA, AGOBIADA, ESTRESADA e incluso deprimida, más no arrepentida de lo que viví.

 Hace algunos años había decidido estudiar, la interrogante era qué sería lo siguiente en mi vida, un postitulo, una nueva carrera, un magister… barajé tanto las cartas que no decidí nada. Hasta la llegada a mi vida de Carlos, quien no sólo vino a desordenar mi cuadrado perfecto de soltería y diversión. También volvió a encender las ganas de ser alguien nuevo o en este caso alguien que quise ser pero por miedos nunca me atreví y decidí estudiar Ingeniería en Informática, la salida de las aulas era inminente, pero nunca pensamos que sería tan pronto, pero la vida y las oportunidades solo se dan 1 vez; y mi tiempo en familia es más valioso que el dinero que pudiera generar en donde me encontraba trabajando o la estabilidad de una gran institución, versus un proyecto nuevo.

 Ahora en adelante lo que viene son TIC’s, Google for Education y la integración de mi amor por la tecnología e informática con las aulas, he de estudiar duro, trabajar lo más que pueda y volver nuevamente a ellas, pero esta vez para capacitar profesores, es la meta desde hoy… Estos más de 10 años no han sido en vano, han sido una experiencia que hoy duele dejar por el amor que generó en mí, pero todos debemos avanzar.

No habrá graduación para mí… pero sí un nuevo camino al que voy con mucho ánimo y ganas!

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. Carlos dice:

    Un gran y enorme paso, hace girar tu mundo en 180º y tomar nuevos rumbos, nuevos desafios y grandes metas.

    Lo bueno, es que no hay duda que te ira excelente, estoy total y completamente seguro de aquello!

    Cuenta con todo mi apoyo!! eres nuestro orgullo <3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *